jueves, 9 de agosto de 2012

HISTORIAS DE VIDA I ...


Todos los jueves, a partir de hoy, elegiré una historia de vida por contar.  Un ejemplo a seguir, algo que sienta que vale la pena compartir. ¿Hoy?  El turno de  “José Birche”. 
 
¿Quién es?
Un hombre que para llegar a ser Cirujano , primero fue Cartonero.

A los 52 años, José, este cirujano que para poder estudiar medicina tuvo que juntar cartones en La Plata, hoy dirige el Servicio de Cardiocirugia Vascular del Hospital San Justo de Dios.

Un ejemplo de vida a seguir…

En su trayectoria dos palabras que resaltan son: esfuerzo y tenacidad

Cuando estaba en la escuela primaria de Villa Elisa perdió a su padre. La nueva pareja de su mamá, lo ayudo a completar ese nivel escolar, pero desde entonces acompañó con trabajo cada paso en su formación.

De adolescente consiguió un puesto de operario en una empresa de autopartes, pero cuando logró acceder a Medicina de la UNLP –después de tres intentos fallidos, en plena dictadura con cupos para el ingreso– tuvo que dejar la formalidad laboral.

Fue cartonero y corto césped en los parques de Villa Elisa, vendedor de libros puerta a puerta, ayudante de carpintería y pintor, entre otras muchas actividades.

En el San Juan de Dios encontró el vehículo para lograr su objetivo profesional. En más de 20 años como médico de esa institución participó en 15 mil intervenciones y ahora realiza 250 cirugías a corazón abierto. Esa performance y haber dirigido 5.000 cirugías merecieron un reconocimiento del ministro de Salud provincial, Alejandro Collia. Hace 8 años, recibió una distinción del entonces gobernador, Felipe Solá por “su tarea de dignificar la salud pública”.

José además le dio su impronta al servicio de Cardiocirugía del hospital. Cuando llegó a ese puesto había 300 pacientes en lista de espera y algunos tenían hasta cinco años de demora. Ahora, todos los años se realizan 800 operaciones y no hay más demoras.

Este hombre se merece la medalla de Oro en la Olimpiada de la vida. Un orgullo y un gran ejemplo para seguir.

La idea con esta nota es dar un poco de aire fresco, frente y ante tanta mediocridad.

Abrazo
Gab.
 

6 comentarios:

  1. Excelente que bueno que cada jueves colgaras una historia a seguir.
    Adriana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si , hoy me levante escuchando esta historia por radio y quise implementar una historia de vida, cada jueves. Gracias x sumarte y ser parte Adriana.

      Eliminar
  2. si con tanta locura que estamos viviendo o padeciendo no se como llamarlo bien leer historias asi dan ganas de seguir sonriendo gracias Gab.
    Marcelo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es verdad Marcelo. a vos gracias x sumarte al blog!

      Eliminar
  3. Pensé que lo habias leido en mi comentarios en FCBK!, yo lo habia escuchado a primera hora de ayer y no me acuerdo si fue con Magdalena o que noticiero. Me dio ORGULLO ajeno (por fin algo que no de VERGUENZA ajena, no?) Un aporte a la publicación: su etapa de estudiante de medicina la hizo trabajando como enfermero creo en el mismo hospital, QUE INTELIGENCIA!! y claro, una persona acostumbrada a los sacrificios personales prefirió seguir sacrificándose pero en realidad estaba invirtiendo en el mejor de los activos: experiencia.
    Una reflexión: Notar que este buen hombre, llegó a ser lo que es por perseverante y capaz, pero también fue en su momento un chico que recibió amor a pesar de la desgracia familiar, la nueva pareja de su madre lo guió lo suficiente, y es así, de nada sirve que haya planes de ayuda que es una de las cosas buenas que hace el gobierno si los chicos no se crian en un ambiente de amor y familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Pa. Excelente aporte. me quedo con... " de nada sirve que haya planes de ayuda si los chicos no se crian en un ambiente de amor y familia"... un ejemplo a seguir!. =)

      Eliminar