miércoles, 4 de julio de 2012

Visitante de mi propio cuerpo...

¿Alguna vez sentiste estar dentro y a la vez fuera de tu cuerpo? ...  ¿Sentir como si una fuerza "sobrehumana" se hubiera apoderado de toda vos? ... ¿Sentir que aunque comúnmente haya dos caminos no sabes bien cual tomar?... ¿Sentir que las fuerzas se acaban y la mirada se nubla?... Una especie de mezcla inusual, rara, insólita, dudosa.

Caminas, intentas no detenerte, no bajar los brazos. Seguir, que nada ni nadie detenga tu paso pero el camino empieza cada vez mas a dificultarse y sentís que de a poco los pies no te responden y flaqueas y comenzas a caer y sabes que otra vez debes volverte a levantar para volver a emprender el mismo camino que venias haciendo.


A veces no entiendo como es posible, teniendo la certeza  que podía haber evitado una "X" situación y sin embargo no la evite, se me fue de las manos o me sorprendió y cuando me quise dar cuenta ERA TARDE, ya estaba superada por la situación, ya no tenía el timón a mi cargo.


... Cuando caes, cuando nada puede ir peor, cuando las paredes te abrazan, solo restan dos caminos... abrir el corazón y comenzar a caminar. No hay más... 


A veces el mundo te causa vértigo y te encantaría que se pare al menos un momento, al hacerlo tendrías tiempo de pensar, reflexionar, ver, meditar, controlar, pero todo sigue, todos siguen y al final el único que puede hacer algo SOS VOS.

Gab.

No hay comentarios:

Publicar un comentario