jueves, 19 de julio de 2012

UN POCO DE HUMOR...



 “El error más grande lo cometes cuando, por temor a equivocarte, te equivocas dejando de arriesgar en el viaje hacia tus objetivos”.

Pero mas allá de la profundidad que tiene el hablar de los miedos, existe la otra cara de la moneda. 



Que cosa el tema del miedo ¿no? Ninguno de nosotros, me incluyo absolutamente, estamos preparados para esta palabrita, MIEDO. No lo sabemos manejar, punto. Mucho menos entendemos como comportarnos frente a el. ¿Alguna vez te pusiste a pensar la cantidad de pelotudeces que haces por miedo? ¡Yo si! por cierto, muchas.

A ver, la típica y no me digas que no, no les creería.  Llegas a tu casa pensando que sos sumamente “valiente” siempre les dijiste a todos que asi eras. Te dirigís al baño, siempre el mismo lugar al entrar, ¿y que haces? Corres la cortina de la bañadera. ¿De verdad pensas que el ladrón va a estar escondido ahí? y como si fuese poco te mandas hasta la habitación, porque obviamente en la bañera no había nadie,  te agachas y te fijas debajo de la cama, ¡Que va! O… ¿nunca llegaste a tu casa y dijiste: hola ¿hay alguien? Pero que te crees que si vivís sola y hay alguien te va a contestar: Hola si, pasaba por acá vi luz, subí y te estoy afanando todo, absolutamente todo, pero tranquila que ya termino, dame unos 15 minutitos más y me voy.


¿Otra situación? Mmm... Estas acostada, mirando tu programa favorito o bue, lo que hoy dan en tele y escuchas un ruido “raro” ¿raro? Si, raro, no queres saber nada con salir de la cama con el frío que hace pero finalmente te levantas y volves a cometer casi el mismo error que antes. ¿Hay alguien? Pero… ¿pensas que si lo hay te va a responder? Y sino, otra, te tapas con la sabana (la gran mi pobre Angelito), claro me olvide que las sabanas son antinavajas o antibalas ¿no?

Otra que me acabo de acordar es cuando recorri Valencia en bici con dos amigos, de pronto me cruce con una bajada "vertiginosa" y cada segundo iba tomando mas y mas velocidad. ¿Adivina? ¿Qué se te ocurre alma inteligente? Sisi, aunque no lo creas, eso mismo.  Sacar los pies de los pedales, QUE PELOTUDA ¿verdad? Menos mal que no solté las manos sino hoy, no tendría ni un blog.


De pronto medico, te descompones, viene la ambulancia al laburo y te comenta que deben aplicarte un relajante, lo primero que preguntas ¿en la cola? Y al ver la cara del medico ¿Qué haces? ¡Bien! Pones el culo tan duro pero tan duro tan duro que lógicamente la aguja rebota como una pelotita de esas saltarinas sin parar. De chica siempre me dijeron que duele más, pero que le vamos hacer, es inevitable.

Es de noche te quedas sin cigarrillos y te vas caminando al primer kiosco que queda a unas 5 cuadras de tu casa, no hay un alma y de pronto aparece una, ya te empezas a cagar en las patas y pensas ¿y ahora que hago? Por lo pronto yo, cruzo de calle, como si el ladrón, el violador o lo que sea, porque yo haya cruzado de calle entonces me deja pasar, ¡buscara a otra!


Otro tipo de miedo, es el que a veces surge cuando vamos al baño y el o ella nos tenía que llamar y quizás no lo escuchamos, volvemos y agarramos el teléfono. Una y otra vez probamos si hay tono. Primero, si estabas en el baño nadie se va a morir, te volverá a llamar y segundo, ¿porque cometemos siempre la misma pelotudes de levantar el teléfono una y otra vez para ver si tiene tono?

Otra que paso hace poco,  un chico de unos 20 años, ponele, cruzaba la calle ¿no? y quedo inmovilizado al ver que el auto iba hacia el, directo, sin escala, ¿pero porque hacemos eso si estamos a punto de ser pisoteados brutalmente por esas 4 ruedas?

¿Después? Pusiste un pollo al horno con papas,  te colgaste hablando con tus amigas a las cuales les ibas a cocinar ya que te lo venian pidiendo hace meses, y se te quemo. ¿Que haces? GRITAS por supuesto,  y gritas como una desaforada SE ME QUEDO EL POLLO Y LA P… QUE…. Y no solo eso, te terminas quemando con la fuente del horno porque en la pelotudes humana te olvidaste incluso de agarrar un repasador y tomar la fuente, por lo cual terminas sin comida, con la mano quemada, llamando a un delivery pero claro,  ¿el grito te iba a salvar la vida no?



En fin....LOS MIEDOS, MIEDOS SON, hay varios, de distintos tipos, por distintos motivos. Lo que si se, es que existen y que muchas veces por miedo a… HACEMOS LAS PELOTUDECES MÁS GRANDES DEL MUNDO.

Que disfrutes de tu jueves.

Abrazo

Gab

5 comentarios:

  1. Muy simpático tu analisis, mas que nada porque te imagine en cada una de esas situaciones y me reí solito bastante, jejeje.
    Yo me permito agregar a tu lista de miedos algo que me obsesiono toda la vida, el miedo al ridículo. Pero siempre valiente lo pude vencer.....jajajaja ja

    ResponderEliminar
  2. Es verdad , miedo al ridiculo me lo "comi" . ¿quien nunca sintio ese miedo no? gracias por tu aporte. BESAZO =)

    ResponderEliminar
  3. jajajaja que bueno!!! podrias hacer mas notitas de humor

    ResponderEliminar