lunes, 30 de julio de 2012

RENOVADO OPTIMISMO...



CUANDO ALGUIEN ESCUCHE EL NOMBRE TIMOTHY RAY BROWN , EL MUNDO SOLO SONREIRA.




La XIX Conferencia Internacional sobre el Sida concluyó en Washington con el mensaje de que el fin de la epidemia es posible con compromiso político, financiero y científico, además de con un renovado optimismo sobre el desarrollo de una cura para la enfermedad.
¿POSIBLE  CURA? ¿UTOPIA O REALIDAD?
El doctor ugandés Elly Katabira, presidente de la conferencia y de la Sociedad Internacional del Sida (IAS), instó a mantener el "empuje" en la lucha contra la enfermedad, para la que todavía no hay una vacuna o una cura pero sí herramientas y recursos "con el potencial de salvar millones de vidas".
La conferencia ha reunido durante seis días en la capital estadounidense, que tiene una tasa de infectados con el VIH superior a la de países africanos como Ghana y Liberia, a unas 24.000 personas de 183 naciones.

En el acto de clausura, el ex presidente estadounidense Bill Clinton sostuvo que es posible, aunque no fácil, lograr el acceso universal al tratamiento contra el VIH y eliminar la transmisión del virus de madre a hijo en 2015.
En cuanto a la esperada vacuna, después de 20 años de intentos fallidos se han hecho "avances reales" en los últimos dos años y "no hay duda de que nos estamos acercando, aunque no estoy seguro de lo lejos que estamos de lograrlo", aseguró Deeks.

De momento hay un único caso en el mundo de cura, el del estadounidense Timothy Ray Brown, que se sometió a un complicado tratamiento que incluyó un trasplante de médula para tratar una leucemia mieloidea aguda que padecía con células seleccionadas.

Lo cierto es que gracias a los resultados obtenidos con Timothy, el FIN de la epidemia es POSIBLE.  

¿Quién es? 

Se trata de un estadounidense que en 1995 fue diagnosticado con el virus de inmunodeficiencia adquirida cuando realizaba estudios políticos en Berlín. Un año más tarde se sometió a una nueva terapia que consistía en una combinación de fármacos antirretrovirales que permitieron convertir el sida en una enfermedad crónica con la que pueden convivir los enfermos y gracias a la cual pudo llevar una vida normal. Sin embargo, en 2006, los análisis revelaron que la fatiga que sentía desde hacía tiempo se debía a que padecía una leucemia mieloidea aguda, un tipo de cáncer que afecta al sistema inmunológico.
En ese momento, comenzó un tratamiento con el oncólogo alemán Gero Huetter, quien decidió probar con una novedosa terapia.

¿Cómo era el tratamiento? El mismo, incluyó recibir un trasplante de células madre de un donante portador de un gen hereditario poco común, asociado con la reducción del riesgo de contraer HIV.
Los médicos del Hospital Médico Universitario de la Caridad de Berlín seleccionaron las células madre del tipo CD4 que no poseen el receptor CCR5, necesario para que el virus se propague por el organismo.
Brown recibió primero altas dosis de quimioterapia y radioterapia, y tras recibir el trasplante dejó de tomar los antirretrovirales contra el HIV. A los trece meses debió volver a operarse porque tuvo una recaída.
Los médicos pensaron que el HIV archivado en las células del paciente comenzaría a proliferar una vez que su sistema inmunológico comenzara a recuperarse del tratamiento previo y postrasplante, pero no fue así, asombrando a la comunidad médica que lo bautizó "el paciente alemán".

El día que supo que no estaba infectado "fue maravilloso", recordó Brown, aunque reconoció: "no me lo creí durante mucho tiempo".

Con este caso, único en el mundo, surge un renovado optimismo sobre el desarrollo de una cura para la enfermedad. ¿Por qué no? TODO ES POSIBLE Y MAS. Lo cierto es que el caso de Brown ha abierto la puerta a nuevas ideas.

Abrazo
Gab

2 comentarios:

  1. Creo que es la GRAN noticia de lo que va del año. gracias por publicar algo asi. me gusta el contenido variado de tu blog. felicitaciones. Mari

    ResponderEliminar
  2. sin duda. por razones personales , de gente que amo y quiero mucho que tiene esta "maldita"enfermedad, estoy muy feliz. Es un camino al creer que verdaderamente todo se puede.

    ResponderEliminar