sábado, 7 de julio de 2012

Irnos lejos...

 ..."Me sente esperando que el viento golpe mi rostro... mientras una luz a lo lejos me señalaba un camino incierto pero tentador"...

Sol, cielo absolutamente celeste y aunque bastante fresco por cierto, preciosa mañana de sábado.

 /// Hoy tenia ganas de hablar sobre los viajes, sobre el irnos "lejos" de casa y dejarlo "todo". En busca de eso que, sin saber bien que es, andamos necesitando ///.

No es una idea de ahora. Ya desde hace mucho tiempo "viaja" en mis adentros la idea de poder dejarlo todo algún día y viajar. Algo que debo decir lo he hecho hace unos cuantos años atrás.

¿Pero que pasa? una se va haciendo mas grande y los riesgos crecen. No es lo mismo dejarlo todo a los 23 o a los 27 que casi a los 32 y es absolutamente lógico que tengamos miedo. Cuanto mas pasa el tiempo los márgenes que tenemos se achican y se agrandan los miedos a no saber si estaremos por hacer lo correcto o no.

Soy partidaria y siempre lo fui que sino lo intentamos, imposible que lo sepamos, pero también es cierto que a veces no se puede estar pagando simplemente "por ver". Llega un momento en la vida en que las cosas se piensan 100 veces mas y lo que antes era simplemente "actuar por impulso" hoy se transforma en reflexionar, detenerte, y fijarte bien si estas en el camino correcto.

Cuando no tienes nada o lo perdiste todo , ¿no es ese el momento de intentarlo?

Encuentro tentadora la idea de volverme a ir. De volverme a "encontrar" ¿y porque digo esto ultimo? porque al menos en mi experiencia personal cada viaje que hice me ayudo mucho. A veces cuando estas lejos de todo (incluso de aquello que sin saber como o porque te "contamino" un poco y decides hacer las valijas dirigirte a Ezeiza y viajar), te encuentras con lo peor y con lo mejor de vos. Quizás tenga ganas de eso otra vez.

¿Alguna vez soñaste en dejarlo todo y viajar? ¿Alguna vez se les cruzo la idea de conocer otras culturas y quisieron transportarse lejos y ver que pasa? es por eso,  que hoy me animo a escribir sobre este tema.

Me di cuenta que al final la vida no es una meta sino un VIAJE, que frecuentemente una queda tan fijada en ese "objetivo" que pierde el camino.

Todo cambio genera miedos, preguntas, incertidumbres. Pero lo cierto es que sino lo intentamos no habra manera que lo descubramos...


Un abrazo
Gab



No hay comentarios:

Publicar un comentario